Ir al contenido principal

Soberbio

Los ojos mirando hacia abajo,
Con una mueca impoluta.

A los enamorados,
A los del sórdido beso,
A los deposeídos,
A los sobrados de pan,
A los faltos de amor,
A todos ves por igual.

La sonrisa del diablo
Y la del sabio son las mismas,
Ambos cómplices concupiscentes.

Nos engañamos,
Pensamos que la vida está adelante,
Y Tu sabes que son círculos,
Buscamos algo nuevo,
Y ahí está lo mismo.

Eres el caballero silente,
El que conjuga el verbo del amanecer
Y el de la tarde.

Suspicaz y sobrio,
Así transitas los siglos.

Y nosotros los hijos de Perseo,
Solo podemos acuñar el momento,
Como una mordida de chocolate,
Como una mariposa en el estómago,
Como un remanso al trajín.

Caminas al mismo paso,
Miras el atardecer sabiendo el alba,
Ves la siembra conociendo la siega,
Aún así te callas, eres el testigo impávido,
El que ostenta la lágrima en la solapa,
Quien conoce a todos al iniciar y al finalizar sus días.

Eres del reloj la tesitura,
Del calendario la letra,
De la canción el recuerdo,
De la esperanza el destino,
El maestro de la espera,
La hoja bailando al viento,
La canción del camposanto y de la cuna.

Con todos,
Estas ahí,
Como siempre,
Para siempre;
Hasta que a Ti te bese el fin.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oscuro

Cálido abrazo y beso sórdido,Un golpe de calor.
La rosa negra que acaricia Al corazón indómito.
La mente entre nubes, La sábana de fuego.
El humo de los besos, El olor de los deseos.
Lo eterno de la noche, Lo frío de la perversión.
Blancas son las llamas  Que pierden a las almas, Que se arrastran en anhelos, Que no reposan, Que se queman de placer, Gritando por amor, Gritando por compasión.

En el parque

Corriendo entre los segundos,
sin soltar ni un retazo de tiempo.

Persiguiendo el próximo sabor,
Tal vez en la siguiente esquina.

Por la grieta se cuela la vida,
Se esconde entre callejones y
Túneles para no dejarse atrapar,
Siempre aparece en otra parte.

Cazando momentos,
Engordando deseos,
Y el destino ahí,
Mirando de reojo.

Así se desvanece el momento,
Cuando el sol baña a la fuente,
Fuente que baña al viento,
Viento que también se esfuma,
En esta tarde..

..en el parque.

Danzonera

Tardes de Domingo de ritual,
Complicidad o fraternidad.

Veo tu mirada erguida,
de jarocha, de perspicaz,
de amena, de malhablada.

Nunca faltas a tu cita,
a la del compás,
a la de la orquesta,
a la de los cuatro tiempos.

Eres de espíritu hermoso,
De corazón inquebrantable,
la sencillez está contigo.

Los vientos le dan un aire sinfónico,
Y el contrabajo le da un toque de folclor,
la orquesta funde el aroma de Cuba,
de Veracruz, de Yucatán,y hace al ritmo brotar de la gran ciudad.
No hay que entender el baile
al que profesan como religión,
solo hay que acariciarlo,
abrazarlo y amarlo,
como te amo Yo a Ti.