Ir al contenido principal

Versos desde Mérida o desde el fin del mundo

En las calles abrazadas por el rayo del sol,
En la fonda de panuchos de la blanca ciudad Yucateca,
Ahí debieron nacer estas líneas.

En la capital del mundo,
En el MOMA, mientras contemplamos la noche estrellada de Van Gogh,
Ahí tuvo que crearse este poema.

En el malecón de la Habana,
Fumando puro, degustando ron,
entonando trova, pudimos haber descrito tu sonrisa en un soneto.

Ahora que, si de travesías se trata, vayamos a la ciudad de la milonga, bebamos mucho vino, y así, con una gerbera en la mano, te pido que bailemos el vals que lleva tu nombre, o mejor aún, el tango que también se llama como Tú.

Tan Tan.


Comentarios

Entradas populares de este blog

En el parque

Corriendo entre los segundos,
sin soltar ni un retazo de tiempo.

Persiguiendo el próximo sabor,
Tal vez en la siguiente esquina.

Por la grieta se cuela la vida,
Se esconde entre callejones y
Túneles para no dejarse atrapar,
Siempre aparece en otra parte.

Cazando momentos,
Engordando deseos,
Y el destino ahí,
Mirando de reojo.

Así se desvanece el momento,
Cuando el sol baña a la fuente,
Fuente que baña al viento,
Viento que también se esfuma,
En esta tarde..

..en el parque.

Danzonera

Tardes de Domingo de ritual,
Complicidad o fraternidad.

Veo tu mirada erguida,
de jarocha, de perspicaz,
de amena, de malhablada.

Nunca faltas a tu cita,
a la del compás,
a la de la orquesta,
a la de los cuatro tiempos.

Eres de espíritu hermoso,
De corazón inquebrantable,
la sencillez está contigo.

Los vientos le dan un aire sinfónico,
Y el contrabajo le da un toque de folclor,
la orquesta funde el aroma de Cuba,
de Veracruz, de Yucatán,y hace al ritmo brotar de la gran ciudad.
No hay que entender el baile
al que profesan como religión,
solo hay que acariciarlo,
abrazarlo y amarlo,
como te amo Yo a Ti.


Resiliente

Melena desteñida y radiante,Queriendo besar el suelo.
Llevamos años en el camino,Como el prendedor de 3 hojas junto a tus arrugas.
Nos conocimos radiantes,Nos volvimos secos,Nos reinventamos,Florecimos distinto.
La vida no se explica,Se continua,Nace y va a la infinidad;Podemos quizá,Hacer una parada,Una pausa para masticarla,Sin poderla conservar,Los milagros llegan y se van cuando ellos quieren.
Es como el río de la voluntad,Moviéndose en recovecos de locura,De aflicción y adversidad,En vórtices caprichosos,Insesantes, para luego ufanarse en la más pristina calma.
Adaptarse, ser caótico, irracional,pero sin claudicar nunca,Como Tú, doncella patona y perseverante.