Ir al contenido principal

Infancia (Capítulo I)

Camino al refugio,
A la ventana donde le hablé a Dios,
Me dirijo donde está el balón que nunca supe maniobrar.

Estoy leyendo palabras en las paredes de la cocina,
Y en cuentos, y en revistas que mis tres ángeles guardianes me han forzado a deletrear.

Me hallo en el atardecer rosado,
Jugamos con las esferas rojas del árbol, con mis dos comadres eternas, a quienes les debo amar la Navidad.

Le ayudo también a un Señor a empujar el camioncito para niños en el parque.
Me gusta escribir cuentos desde mi primer oficina,
En el año del terremoto, nace mi otra hermana de alma, y de sangre.

En la sala de piso verde,
Escucho al monstruo alemán de la quinta y la novena sinfonía,
En acapulco,
Llego por primera y única vez a un viaje perfecto con mis Padres.

Estoy con libros y discos de vinil,
Balbuceo, canto, platico con la grabadora de cintas,
Veo una TV de 5 pulgadas, en blanco y negro

Tomamos carretera mis abuelos y Yo en una camioneta azul,
en ese trayecto pruebo los mejores sándwiches que se hayan cocinado jamás,
Y ese café dulcísimo del thermo rojo, que sabe a gloria.

Todo esto se encontrará en la caja donde serán atesorados los recuerdos más hermosos de mi vida,
Abriré esa caja el día en que escriba este poema.


-- Desde Mi iPhone

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oscuro

Cálido abrazo y beso sórdido,Un golpe de calor.
La rosa negra que acaricia Al corazón indómito.
La mente entre nubes, La sábana de fuego.
El humo de los besos, El olor de los deseos.
Lo eterno de la noche, Lo frío de la perversión.
Blancas son las llamas  Que pierden a las almas, Que se arrastran en anhelos, Que no reposan, Que se queman de placer, Gritando por amor, Gritando por compasión.

En el parque

Corriendo entre los segundos,
sin soltar ni un retazo de tiempo.

Persiguiendo el próximo sabor,
Tal vez en la siguiente esquina.

Por la grieta se cuela la vida,
Se esconde entre callejones y
Túneles para no dejarse atrapar,
Siempre aparece en otra parte.

Cazando momentos,
Engordando deseos,
Y el destino ahí,
Mirando de reojo.

Así se desvanece el momento,
Cuando el sol baña a la fuente,
Fuente que baña al viento,
Viento que también se esfuma,
En esta tarde..

..en el parque.

Danzonera

Tardes de Domingo de ritual,
Complicidad o fraternidad.

Veo tu mirada erguida,
de jarocha, de perspicaz,
de amena, de malhablada.

Nunca faltas a tu cita,
a la del compás,
a la de la orquesta,
a la de los cuatro tiempos.

Eres de espíritu hermoso,
De corazón inquebrantable,
la sencillez está contigo.

Los vientos le dan un aire sinfónico,
Y el contrabajo le da un toque de folclor,
la orquesta funde el aroma de Cuba,
de Veracruz, de Yucatán,y hace al ritmo brotar de la gran ciudad.
No hay que entender el baile
al que profesan como religión,
solo hay que acariciarlo,
abrazarlo y amarlo,
como te amo Yo a Ti.