Ir al contenido principal

La revolución del corazón

Como maizales que los mueve el viento,
Como gotas de lluvia que se apresuran hacia el suelo,
Encontrémonos en el mismo ritmo y en el mismo tiempo.
Derribemos a los gigantes de cartón,
A los tiranos disfrazados de prejuicios,
Fundámonos en una voz y un sentir.


Nombrémonos héroes y no víctimas,
Cambiemos las balas por los versos,
Insultémonos con los besos.


Nunca más, una tierra de ignominia,
Nunca más, un lugar de olvidados,
Nunca más, la ira sea nuestro idioma.


Desafiando a la tristeza y a su precipicio,
Con nuestros brazos, alcemos puentes,
Que la historia sea lienzo y no destino.


Y así, en la penumbra más densa,
En el desierto más árido,
Y en el vacío más contundente,
Encendamos con fósforos la esperanza,
Tomemos las calles con nuestra luz,
Sea nuestra furia hecha canto,
Agarremos de la mano al extraño,
Y hagámoslo nuestro hermano.
Atrapemos al futuro,
Convirtámoslo en presente,
Hoy será el día y la hora convenida,
Que calle la violencia, que se escuchen las ideas,
Que el corazón y la mente se abracen y dancen al unísono,
En una marcha incesante, un baile perpetuo,
Caminemos el débil con el fuerte,
Seamos llamados felices y pacificadores,
Levantemos al amor en un pendón,
E iniciemos, una revolución en nuestro corazón.

-Alejandro Rivera Delgado.


 


Comentarios

  1. Padriiisimooooo!!! muy ad hoc con lo que necesita México en estos momentos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En el parque

Corriendo entre los segundos,
sin soltar ni un retazo de tiempo.

Persiguiendo el próximo sabor,
Tal vez en la siguiente esquina.

Por la grieta se cuela la vida,
Se esconde entre callejones y
Túneles para no dejarse atrapar,
Siempre aparece en otra parte.

Cazando momentos,
Engordando deseos,
Y el destino ahí,
Mirando de reojo.

Así se desvanece el momento,
Cuando el sol baña a la fuente,
Fuente que baña al viento,
Viento que también se esfuma,
En esta tarde..

..en el parque.

Danzonera

Tardes de Domingo de ritual,
Complicidad o fraternidad.

Veo tu mirada erguida,
de jarocha, de perspicaz,
de amena, de malhablada.

Nunca faltas a tu cita,
a la del compás,
a la de la orquesta,
a la de los cuatro tiempos.

Eres de espíritu hermoso,
De corazón inquebrantable,
la sencillez está contigo.

Los vientos le dan un aire sinfónico,
Y el contrabajo le da un toque de folclor,
la orquesta funde el aroma de Cuba,
de Veracruz, de Yucatán,y hace al ritmo brotar de la gran ciudad.
No hay que entender el baile
al que profesan como religión,
solo hay que acariciarlo,
abrazarlo y amarlo,
como te amo Yo a Ti.


Resiliente

Melena desteñida y radiante,Queriendo besar el suelo.
Llevamos años en el camino,Como el prendedor de 3 hojas junto a tus arrugas.
Nos conocimos radiantes,Nos volvimos secos,Nos reinventamos,Florecimos distinto.
La vida no se explica,Se continua,Nace y va a la infinidad;Podemos quizá,Hacer una parada,Una pausa para masticarla,Sin poderla conservar,Los milagros llegan y se van cuando ellos quieren.
Es como el río de la voluntad,Moviéndose en recovecos de locura,De aflicción y adversidad,En vórtices caprichosos,Insesantes, para luego ufanarse en la más pristina calma.
Adaptarse, ser caótico, irracional,pero sin claudicar nunca,Como Tú, doncella patona y perseverante.